La relevancia del bienestar organizacional: los retos para la motivación y el desempeño profesional.

La relevancia del bienestar organizacional: los retos para la motivación y el desempeño profesional.

Comunicados a colaboradores – Universidad Santa Paula

Las organizaciones han cambiado. Los servicios que habitualmente eran presenciales dieron un salto vertiginoso a la tecnología y la virtualidad.

La Universidad Santa Paula realiza una apuesta inteligente para el beneficio de toda la organización, en medio de una situación de pandemia como la que estamos enfrentando, en donde los servicios presenciales de la institución sin duda debieron migrar a la virtualidad y el teletrabajo. Nos referimos al ingreso como colaborador de la universidad, del MBA. Roger Ruiz Mora quien, a lo largo de nuestra conversación, dejó más que claras sus palabras, al indicar que “no es el vestido quien hace a la persona”. No fue su Maestría en Administración de Empresas que lo llevó a ocupar el importante puesto de Director de Talento Humano y Gestión Institucional, sino su carisma, su experiencia y su calidad humana, reconocidas a lo largo de 15 años de servicio como asesor de Santa Paula.

La contribución sustancial a la misión y visión institucionales, debido al liderazgo y orientación a resultados que caracteriza al nuevo director, se ve reflejada al entender que el teletrabajo debe ser valorado, analizado y comprendido por la institución, visualizando las necesidades de todo el equipo de trabajo.

Tener en cuenta que no estar en la acostumbrada presencialidad ha impedido la socialización imprescindible con los compañeros de labores y comprender que esto es vital, ha permitido dedicar tiempo y esfuerzos para que el colaborador de la institución obtenga una altísima satisfacción de la labor realizada y se trabaje poco a poco en ir reduciendo distancias por medio de distintas herramientas virtuales, enfocadas en la salud y el bienestar de los colaboradores.

De acuerdo al MBA. Ruiz, cada colaborador debe ser visto siempre, no solo desde el ámbito profesional, sino desde el ámbito humano, y el teletrabajo ha permitido mayor claridad para apreciar esto, ya que “la virtualidad no solamente ha abierto las puertas de los hogares, sino también las puertas de la humanidad de cada compañero”.

La universidad, desde su trasfondo organizacional, hasta la parte académica, siempre le ha otorgado vital relevancia a la persona, como ser humano único, irrepetible y lleno de virtudes. Las personas en la institución, no son números, son primero y, ante todo, personas. “Creo firmemente que en Santa Paula tenemos que marcar totalmente la diferencia. La gente está convencida de darse a los demás, pues estudiar las carreras que imparte Santa Paula, es pensar en darse a los demás, ya que son profesiones plagadas de humanidad”, señaló el director. El personal, recurso humano vital que labora en la institución, cree en esta filosofía, pues de lo contrario sería realmente difícil brindar lo mejor de sí, en una institución con la que no se comulga y cada colaborador de la universidad es quien hace posible los procesos de educación que finalmente transforman personas, cambian vidas, producen impacto y satisfacción que se comunica y se replica. “Toda la interacción humana es la que hace que finalmente todos quieran ser parte de Santa Paula”, concluyó.

Don Roger, como simplemente prefiere ser llamado, nos brindó algunas pautas para la motivación y el desempeño profesional:

  • Reencontrar la raíz. ¿Cuál es el motivo para realizar tus labores? ¿Qué es lo que te mueve a la acción?
  • Partir siempre de la claridad de roles, metas y funciones. Para obtener mejores resultados, indiscutiblemente se necesita claridad en los objetivos.
  • Guiar con liderazgo compartido. Naturalmente queremos hacer lo mejor y dar lo mejor, pero a veces no sabemos cómo, por lo que ocupamos la guía correcta.
  • Empoderar a todos los colaboradores en sus respectivos roles para afectar positivamente a toda la organización.
  • Generar confianza. Nace de la coherencia entre lo que pensamos, decimos y hacemos, que, aunque suene sencillo, es bastante complejo.
  • Ser un espejo para reflejar y exteriorizar lo extraordinario y maravilloso que hay en las personas de la institución.
  • Comunicar con tiempo y transparencia, para que los resultados sean siempre los mejores.
  • Respetar en todo término a la persona colaboradora.

Durante la entrevista a don Roger, me pregunté todo el tiempo: ¿de dónde proviene tanto carisma? Por suerte, la misma conversación me dio la respuesta. Su padre, don Efraín, fue sastre, un “ingeniero de la costura”, quien le enseñó la profesión y así pudo costear su educación universitaria. Que importante enseñanza para salir adelante, obtuvo don Roger de su papá, pero sin duda, lo más relevante en lo que le instruyó, fue acerca de la disciplina, el respeto y el sentirse siempre satisfecho por la labor que se realiza con entusiasmo y de la mejor manera posible. Traducido a la sastrería, cuando un cliente se mostraba feliz por el resultado de la pieza confeccionada, esa era la mejor paga que don Efraín podía recibir y fue el legado que trasmitió a su hijo: la entrega en cada cosa realizada y la satisfacción por la felicidad de los demás.

 

Licda. Karla Calderón Barquero
Directora Vida Estudiantil
kcalderon@uspsantapaula.com
2216-4402